Con cariño. 

 María Francisca Castillo F. 

 Mamá de Nicolás Figueroa Castillo

Testimonio

Como ex papeluchana y vecina del sector del jardín, cuando tuve un hijo no dudé en que realizaría su etapa preescolar en el Papelucho. Es así como, en conjunto con mi marido, vinimos directo al Papelucho apenas estuvo listo para empezar a acudir a él. Como ex alumna, tengo muy buenos recuerdos de mi paso por el jardín, me acuerdo de lo bien que lo pasé y de numerosas actividades que me marcaron, como la vez que dirigí la orquesta del jardín frente a todos los papás. Sin embargo, lo que más destaco y por lo cual mi hijo forma parte de esta familia, es que ME ACUERDO de mí en este, y creo que son pocos los adultos que se acuerdan de su paso por el jardín infantil.

A mi parecer, el sello del Jardín Papelucho es enseñar a los niños a ser PROTAGONISTAS de su propia educación, a resolver por ellos mismos los problemas y desafíos que en su formación van encontrando, recibiendo mucho afecto por parte de las tías y herramientas para superar los obstáculos. Además, incluyen a los padres en un rol principal y muy activo en la formación de nuestros niños, lo que es primordial al momento de educar a un niño y que muchas veces se deja de lado.

Inscribí a Nicolás en el Papelucho, porque quiero que viva muy buenos momentos como yo los viví en mi infancia y tenga las herramientas para enfrentar el futuro y creo que sin duda éste es un muy buen jardín para que las tenga. Si llegara a tener otro hijo no dudaría en que también forme parte de la gran familia papeluchana.